José ValenciaNashville, Tennessee, la ciudad de la música country ahí es donde comienza nuestra historia, Illuman Nashville en español. Fundado en abril 2018 por 6 integrantes mismos que aún se mantienen activos en el grupo.  Por todo un año estuvimos planeando el viaje a California para vivir UMBRALES: Ritos de Pasaje para el Hombre. Durante este tiempo tuvimos dudas, muchas preguntas, sobre si valdría la pena hacer un viaje de más de cuatro mil millas hacia algo desconocido ya que, con excepción mía, nadie de los muchachos había aun tenido ninguna experiencia con Illuman.

Se llegó el gran día; sábado 25 de mayo 2019 Todos llegaron a tiempo al lugar de partida, se notaba la tristeza en algunos de los participantes ya que algunos nunca antes habían estado separados de su familia, otros con dolor en su corazón, pues, habían decido ir al retiro y no estar presentes en eventos familiares importantes, que desafortunadamente coincidían en las mismas fechas. En la mayoría la preocupación por dejar el trabajo se dejaba ver. Pero al mismo tiempo era inevitable ver los rostros de cada uno de los hombres los cuales reflejaban una tranquilidad y confianza, como si estuvieran seguros de que este viaje fuera a cambiar sus vidas de alguna manera.

Salimos de Nashville a las 5:00pm: El tiempo era bueno clima despejado, y caloroso.  En las primeras horas del viaje, aun se podía respirar un ambiente de nerviosismo y silencio. Nuestra primera parada Memphis TN donde aprovechamos para poner gasolina, cenar y platicar un rato sobre la larga jornada que aún nos esperaba. Después de manejar toda la noche, y haber pasado por aguaceros y tormentas eléctricas, muy agotados por lo incomodo del carro y desvelados, llegamos a Albuquerque Nuevo México, Apenas a tiempo para asistir a misa con el Padre Richard Rohr.  El tiempo que con Richard fue muy especial y de calidad, después del servicio y una vez haber visitado su humilde casa nos invitó a comer juntos comida mexicana donde aprovecho para doctrinarnos con su sabiduría. Con un cálido abrazo nos despedimos de Richard Rohr y de nuestro buen amigo Elías. Continuamos nuestro recorrido por el interestatal (l-40) y después de algunas horas de manejar nos detuvimos un poco para observar el atardecer en Petrified Forest National Park.

Pasamos nuestra segunda noche descansando en Holbrook Arizona, La mañana siguiente nos levantamos y emprendimos el viaje rumbo el Grand Cañón, pero al llegar a Flagstaff nos encontramos con una nevada y vientos muy fríos que demoraron un poco nuestro viaje. Decidimos continuar y por fin llegamos al Grand Canon, puesto que seguía nevando no la visibilidad era nula ósea que no se podía ver nada, había mucha neblina en todos lados, pero después de unos minutos algo increíble sucedió, paro la nieve, el cielo se abrió para dar paso a que saliera el sol y la neblina se fue elevando poco a poco para darnos una vista impresionante de lo maravilloso que es el Grand Canyon.  Esa misma noche llegamos a Los Ángeles California donde tuvimos la oportunidad de visitar algunos familiares y amigos. Aprovechamos nuestra breve estadía en Los Ángeles para visitar algunos de sus bellos alrededores como la playa de Long Beach, El muelle de San Pedro y claro no podíamos irnos sin visitar Hollywood.

El día de UMBRALES: Antes de llegar a nuestro retiro pasamos la mañana en la Abadía de Saint Andrew en donde asistimos a misa con los monjes de Valyermo y después comimos un delicioso lonche en la grata compañía del Padre Francis Benedict y los monjes de Valyermo.

Por fin llegamos al gran evento, las instalaciones se miraban cómodas y acogedoras y el lugar simplemente hermoso, con un clima fresco pero muy agradable, todo era perfecto para vivir la experiencia de nuestras vidas.

Me gustaría darles más detalles de todo lo que paso en los siguientes cuatro días que estuvimos ahí pero no hay una forma para contar las tantas emociones y sentimientos que salieron a flote, no hay palabras para describir ese encuentro personal que tuvo cada quien con Dios y consigo mismo. Lo que sí les puedo contar es que la comida estuvo muy rica e hicimos muchos amigos.

El domingo después de la clausura del retiro, iniciamos nuestro regreso casa.  Era inevitable no notar aquellos rostros de mis hermanos, transformados, llenos de gozo, como si algo dentro de ellos hubiera enciendo una llama y se aún se preguntaban cómo había pasado. Todos veníamos muy contentos y un poco cansados, para nuestra suerte nos anocheció en Las Vegas, Nevada. Y pues, tuvimos que pasar la noche a hi, para la mayoría esta era la primera vez en Vegas así que fue una experiencia diferente pero como ya saben “lo que pasa en Las Vegas”.  Salimos muy temprano algo desvelados. pero aún muy contentos. Nuestra siguiente parada fue nada menos que en Bryce Canyon National Park, donde aprovechamos para tener concilio y apreciar la belleza de la tierra en que vivimos. Pasamos una noche más en Colorado y después de ahí derechitos hasta la casa.  Llegamos a Nashville el miércoles 5 de junio a las 11:30 Pm: Después de 11 días nos encontrábamos de regreso en nuestros hogares donde nuestras familias nos recibían con los brazos abiertos y nos confirmaban su apoyo incondicional.

En este viaje descubrí muchas cosas, por ejemplo, que fuimos solo seis los elegidos para vivir esta gran aventura, la amistad que ya había entre nosotros se fortaleció y creció formando un vínculo que paso de amigos a ser verdaderos hermanos.  Sobre todo, me di cuenta en este viaje de que Dios siempre estuvo con nosotros en todo momento.

Me gustaría darle las gracias a todos los que hicieron posible este Sueño: Northern California, Texas, Missouri, Tennessee, Southern California and Jim Heaney. Reciban nuestros mejores deseos para todos ustedes y sus familias, que Dios los bendiga siempre y muchas, muchas gracias por haber sido parte en esta aventura.