Illuman SoCal
FOTO: Hombres del Sur de California reunidos en una asamblea general de Illuman en Santa Ana Pueblo, Nuevo México. Este retiro ayuda a explorar los ‘misterios de la vida’ para ser mejores seres humanos).

Por ALICIA MORANDI

Desarrollar más la espiritualidad del varón es el propósito de “Umbrales: Ritos de Pasaje para Hombres”, un retiro que tendrá lugar en contacto con la naturaleza en Big Bear Lake, desde el próximo 29 de marzo hasta el 2 de abril.

Ésta constituirá una experiencia poderosa inspirada en ritos sagrados de “iniciación para los hombres”, en donde se les muestra el camino para desarrollar una masculinidad saludable, explica Giovanni Pérez, encargado de catequesis primaria en la Oficina de Educación Religiosa de la Arquidiócesis de L.A., y coordinador regional de la división de Illuman del Sur de California.

En las culturas ancestrales se realizaba la “iniciación” de los varones jóvenes para que atravesaran el umbral hacia la vida de adulto, a través de un ritual sagrado. Se alejaba al joven del seno familiar y rutina, y se lo instalaba en medio de la naturaleza.

“En el mundo occidental, moderno, hemos perdido esa práctica. Por eso, en este retiro adaptamos este concepto de las tradiciones ancestrales más indígenas de todo el mundo”, dice Pérez, quien en Umbrales es uno de los ‘ancianos’ de los “ritos de pasaje”, facilitando a los participantes entrar en la iniciación de una manera contemplativa, en oración.

El entrevistado agrega que entre otras cosas, estos ritos invitaban a los muchachos a entender que el dolor es importante en la vida, porque motiva el crecimiento personal, y poder estar en mejor relación con los demás y no ser solamente “yo”.

“Según estudios que se han hecho, el hombre no comprende los misterios de la vida como lo hace la mujer. Quizás porque socialmente a ésta se la ha colocado en una posición de subordinada. Esto la ha llevado a tener una cierta ‘ventaja’ en el camino espiritual de saber que el sufrimiento es parte de la vida. El hombre por lo regular no lo sabe.

“Debemos estar conscientes de que la vida no es fácil; hay que estar abiertos al dolor y sufrimiento para vivir en comunión con el cosmos, en unión con los demás hombres y mujeres, con la Creación. De lo contrario el varón piensa que el significado de la vida está en el poder, riqueza, apariencia y no se da cuenta de que hay una dimensión más importante”, comenta el entrevistado.

Precisamente uno de los misterios que exploramos en el retiro es que no hay que tratar de escapar de las dificultades, sino aprender cuál es la enseñanza qué nos muestran. “El varón por lo general no quiere enfrentarse a las dificultades, y tiende a huir de ellas, y puede ser por medio de la violencia, abuso de sustancias, adicciones de todo tipo, etc. Sin embargo, más vale que te hagas amigo de las dificultades para poder comprenderlas mejor”, acota Pérez.

Hacia la iluminación

“En Umbrales estamos empezando a construir una cultura de recobrar esos ritos ancestrales; recobrar su significado para poder proveerle al hombre de hoy herramientas necesarias para tener una vida comprometida consigo mismo y al servicio del prójimo. Hemos estado arrastrando antivalores a través de la cultura del machismo, consumismo y narcisismo.

“Los anti-valores dicen que si no tienes dinero, posición, mujeres, no eres lo suficientemente hombre. Estos son conceptos erróneos de lo que es un verdadero hombre. Un ejemplo es Jesús. En el hombre de Jesús vemos que no es el poder sino la vulnerabilidad; que no es la riqueza sino la simplicidad; no es el narcisismo sino el servicio a los demás”.

Otros de los misterios de la vida que también se tratará en este retiro es que “tú no eres el centro del universo”.

“Al hombre se le ha socializado de que él sea el centro de la atención”, dice Pérez. “Nos damos cuenta que en las culturas del mundo las opciones de educación favorecen más al niño que a la niña. Y en el mundo corporativo se le da favoritismo al hombre más que a la mujer y se le paga más. Pareciera que todo lo que la sociedad produce es desde la perspectiva del hombre y para su beneficio. Y esto no es ningún favor que nos hacen, porque nos hacen pensar que somos el centro del universo tanto colectivamente como individualmente”.

Otro de los puntos que se explorará en este retiro es que el cambio viene de adentro, para luego poder hacer cambios más justos en la sociedad.

De acuerdo con Pérez, alrededor de 3,500 hombres de diversas partes del mundo han atravesado estos “ritos de pasaje”. Inicialmente comenzó con el Padre franciscano de Nuevo México, Richard Rohr, OFM, fundador del Centro de Acción y Contemplación de Alburquerque. “Estos ritos se han llevado a cabo no sólo en Estados Unidos, también en Inglaterra, Australia, Alemania, Austria. Y por primera vez en esta ocasión vamos a hacerlo bilingüe, pero con atención particular de hombres que hablan español”.

“En estos retiros han participado varones de todos niveles sociales y religiosos- tales como el Obispo David O’ Connell de la Región pastoral de San Gabriel-; sacerdotes, católicos y no católicos, obreros, abogados, mecánicos. En fin, no importa el título. Aquí comenzamos todos iguales”, dice Pérez.

Ese evento no es auspiciado directamente por la Arquidiócesis de L.A., sino por la organización internacional Illuman, cuyo Director de evangelización es el Padre Jim Clark, a quien recientemente el Arzobispo Gomez nombró Director de la Oficina de la nueva evangelización.

“Los que participaron en años anteriores han tenido una experiencia muy profunda. Le brinda una nueva dirección para su vida. Otra realidad es posible y es sumamente transformadora”, concluye Pérez.

Origen: Vida Nueva